primera emisión postal del ecuador

El día 1 de enero de 2015, Ecuador celebró 150 años de la emisión de sus primeros sellos postales. Mucho se ha escrito sobre estos sellos, pero todavía existe una gran falta de conocimiento acerca de ellos, falta de conocimiento que se hizo evidente hace no mucho, en septiembre de 2013, al venderse en una subasta internacional un estudio en el cual se habla de nada menos que de seis impresiones del sello de medio real azul, dos impresiones del de un real verde, siete impresiones del real amarillo y tres de la estampilla de cuatro reales roja. ...

Por: Georg Maier Juan Pablo Aguilar Andrade


Documentos oficiales relacionados con los primeros sellos

¿Cuáles son los documentos oficiales relacionados con nuestros primeros sellos?

Existe, primero, el Decreto Legislativo del 18 de abril de 1864, con el que se autoriza al Poder Ejecutivo para contratar en Europa la elaboración de tres planchas e imprimir y engomar un millón quinientas mil estampillas que debían emplearse para el franqueo de la correspondencia. Este Decreto se publicó recién en el periódico oficial “El Nacional”, el 28 de diciembre de 1864, en el número 177.

Este Decreto tuvo como antecedente el pedido hecho el 4 de abril de 1864 por el Poder Ejecutivo, que había hecho averiguaciones sobre la posibilidad de imprimir las estampillas en Europa y el costo que tendría hacerlo. Este documento se publicó en la página 50 del tomo III de la recopilación de mensajes de los presidentes de la República, hecha por Alejandro Noboa e impresa en la Imprenta de El Tiempo, en Guayaquil, en 1906.

Pese a que la autorización era para que los sellos se hicieran en Europa, el Ministro de Hacienda informó que se pudo establecer la posibilidad de imprimir estampillas de buena calidad y a menos costo, con el impresor quiteño Manuel Rivadeneira, tal como consta en el informe que presentó a las Cámaras Legislativas el 10 de agosto de 1865.

 

Manuel Rivadeneira, impresor de los primeros sellos ecuatorianos

El contrato respectivo se celebró el 31 de octubre de 1864 y, en virtud del mismo, el impresor se comprometió a entregar un millón quinientas mil estampillas hasta el 31 de diciembre de 1864. El Gobierno, a su vez, se comprometió a pagar por la elaboración de las planchas y estampillas la cantidad de mil quinientos pesos, la tercera parte por adelantado y el resto una vez entregadas las estampillas. No se fijó un número de planchas determinado, pero sabemos que se hicieron dos, una para el medio real y otra para las dos estampillas de un real.

El contrato se publicó en el periódico oficial el 3 de diciembre de 1864, en el número 175, unos días antes de la publicación del Decreto que lo justifica.

Posteriormente, a fines de 1865 se celebró un segundo contrato para imprimir el sello de cuatro reales, y es entonces cuando se completan las tres planchas autorizadas por la Función Legislativa. En virtud de este contrato, Manuel Rivadeneira se comprometió a imprimir cuatrocientas mil estampillas de cuatro reales, trabajo por el que recibiría la cantidad de trescientos pesos. Sabemos de este documento porque el Ministro de Hacienda informa sobre su existencia en un oficio del 30 de diciembre de 1865, que se conserva en el Archivo Nacional de Historia, y fue publicado en la página 53 del estudio de Jorge Ayora sobre los primeros sellos ecuatorianos.

La existencia de este contrato muestra que se habían superado los problemas que, a inicios de 1865, se presentaron por el incumplimiento de Manuel Rivadeneira en la entrega de las estampillas contratadas. Lo único que sabemos de este incidente consta en el oficio firmado el 17 de enero de 1867 por el Ministro de Hacienda, en el que pide al Gobernador de Pichincha que intime con prisión a Manuel Rivadeneira, para que cumpla con la entrega de lo contratado. También este documento reposa en el Archivo Nacional de Historia, y fue publicado por Julio y Miguel Tobón, en la segunda parte de su estudio sobre historia postal ecuatoriana, publicada en el número 52 de “El Coleccionista Ecuatoriano”, en diciembre de 1982.

Otros documentos relacionados con la primera serie corresponden a los últimos años de su utilización (1871-1873).

Jorge Ayora, cuando analiza en la página 33 de su estudio el último período de impresión de la primera serie ecuatoriana, cita un informe del Ministro de Hacienda, el del año 1871, en el que consta la referencia a la intención de contratar la impresión de estampillas en el extranjero y la imposibilidad de hacerlo como consecuencia de la guerra franco-prusiana (1870-1871). Esto, según el Ministro, hizo necesario convenir "con el antiguo empresario que continúe construyéndolas [las estampillas] hasta que se puedan hacer venir de Europa". Conforme este dato, al parecer se celebró un nuevo contrato, pero no había ningún dato concreto que lo confirme.

Ese tercer contrato existió y fue celebrado el 29 de septiembre de 1872, poco menos de un año antes de la fecha en que empezó a utilizarse la segunda serie de sellos postales (1 de septiembre de 1873).

En la "Exposición del Ministro de Hacienda al Congreso Constitucional de 1873" consta, como anexo X número 3, la lista de contratos celebrados por el Estado ecuatoriano durante 1872 y 1873, "para construcciones de edificios, caminos, puentes, proveeduría de víveres, préstamos, &a. &.". En la segunda página del cuadro se hace referencia a un contrato celebrado con Manuel Rivadeneira en Quito, en la fecha indicada, "para trabajar quinientas mil estampillas de correos a cuatro reales el millar", lo que da un total 250 pesos.

 

 

De lo anterior queda claro que se contrataron quinientas mil estampillas adicionales a las que se mandaron a imprimir en 1864 y 1865, pero surge una duda. Si el Ministro de Hacienda informó, en 1871, que se había convenido con Rivadeneira que éste siga imprimiendo las estampillas, ¿cómo es que el contrato se firma un año después?

Pudieron haber ocurrido dos cosas: se firmó un contrato en la época a la que se refiere el informe de 1871 y luego otro en 1872, que es el que consta citado en el informe del año siguiente; o, lo que parece más probable, el encargo fue inicialmente verbal y se perfeccionó posteriormente con la firma del contrato en septiembre de 1872, cuando se había ya despachado desde Francia el cargamento con las estampillas de la segunda serie.

El último documento que nos interesa es aquél en el que se dispone el retiro de los sellos de la primera serie, para que se empiece a utilizar la segunda. Se trata de un oficio circular del Ministro de Hacienda, de 9 de agosto de 1873, que se publicó en el periódico oficial “El Nacional” el 1 de septiembre de ese año, en el que se ordena que a partir de esta última fecha se utilicen únicamente las estampillas de la que conocemos como primera serie dentada.

Pese a esta orden expresa, hay constancia del uso aislado de sellos de la primera serie, luego del 1 de septiembre de 1873.

 

 

Ir a Primera Emisión de 1865

 

 

 

Variedades

REALICE UN comentARIO

 

 

UN SOLDADO ECUATORIANO EN LA GRAN GUERRA

En 1917 fue enviado como parte de una misión norteamericana de observación a Francia. Su trabajo era de catalogar y clasificar los diversos métodos para la construcción de puentes y caminos de emergencia durante la guerra.

subscribASE A NUESTRA WEB