invitados: Vicente leví castillo

Una

 

 

Por Roberto Leví Castillo reproducido del "El Telégrafo 24 de Septiembre de 1959"

 

La Estampilla "75 Ctvs. 75" no es Sino una Fantasía Aérea

 

 

La Filatelia del Ecuador está plagada de fantasías y falsificaciones que deben ser eliminadas definitivamente para que tengan valor únicamente las estampillas que realmente tienen valor filatélico.

El caso más patente de una fantasía que vale mucho más que las estampillas legítimas es el caso de la "75 CTS 75", emitida sólo en los sueños de sus promotores por la "Sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreos" (cuya sigla "SCADTA" ha pasado a la historia postal Ecuatoriana ) pues ni siquiera en el acta de entrega de especies para ser sobrecargadas, ni en el acta de recepción ambas hechas ante notario público entre el representante H. von Kuenigl de SCADTA y el señor Wilfredo Moreno, propietario de Artes Gráficas Senefelder S.A. en cuyos talleres se hicieron las estampillas sobrecargadas "PROVISIONALES" de la Compañía SCADTA".

La primera evidencia de que no existe "75 CTS 75", lo da un sobre certificado aéreo con toda la serie de "PROVISIONALES" de SCADTA con el matasello legítimo del primer vuelo con estampillas de este tipo y que incluía hasta la rarísima "PROVISIONAL REGISTRADA" con la R roja encima de la palabra "PROVISIONAL" , No existe la estampilla Registrada provisional en ángulo de 41º, pues la mil quinientas que se sobrecargaron fueron suficientes para durar hasta la llegada de las estampillas definitivas hechas en Alemania. En dicho sobre ver la ilustración está la famosa "50 CTS 50", que es la única sobrecarga legítima con la "CTS" intermedia, en cambio puede verse claramente que la de 75 centavos que está al lado de "R" no tiene dicha sobrecarga en cambio la de 50 centavos sí la tiene!

 

 


Si hubiera existido la "75 CTS 75" habría sido vendida y habría volado el día 29 de Agosto de 1928, único vuelo en que volaron las 98 "50 CTS 50" en todos los sobres que se enviaron!.

El experimento se hizo UNICAMENTE sobre la estampilla de 50 centavos que era el valor más bajo, pero demostrando que la sobrecarga numeral no afectaba la palabra centavos que ya existía en la estampilla colombiana, se decidió suspender dicha prueba y continuar sobrecargando las palabras SUCRE o SUCRES y en las de 75 y 50 centavos se acordó dejar sólo la sobrecarga numeral. Más no la sobrecarga "CTS". Es ya de conocimiento general como por error del empleado que no se fijó y franqueó la correspondencia UNICAMENTE EL DIA 28 DE AGOSTO DE 1928 con el error "50 CTS 50", que es absolutamente legítimo y el matasello de ese día era de goma en color morado y a doble círculo las palabras: "Servicios de Transportes Aéreos" en la parte superior e inferior "Ecuador-Colombia" y en la porción central arriba en nombre de la agencia en este caso " Guayaquil", más abajo a fecha y separada por una raya la palabra "SCADTA". Todo sobre matasellado con este matasello de goma morado y con matasello de llegada aéreo de acero del 30 de Agosto de 1928 de Barranquilla con cancelación de barras enrejadas, es legítimo, pero ninguno de los enviados desde Guayaquil se observa la fantasía ¡….

La historia de esta fantasía comienza en Colombia país en donde abundaban las estampillas de la emisión de "SCADTA" para Colombia a las que se sobrecargó en Guayaquil. Algunos empleados de la Compañía hicieron sobrecargar en una imprenta de Colombia estampillas con el error "50 CTS 50" y luego hicieron la mistificación de la estampillas "75 CTS 75", y para vender la estampilla se valieron de un agente de propaganda norteamericano, casado con una dama colombiana y que compiló la información propagandística sobre la estampilla de la "SCADTA", por cuenta de la compañía. Estoy seguro que hasta la fecha dicho señor ignora que sirvió de pantalla para la venta de la "rareza" y lo más interesante es que la gran mayoría de este material fue enviado a Alemania para la venta y fue comprado en pública subasta por comerciantes de estampillas de Berna (Suiza) de Viena. Uno de los compradores desde Viena hizo contactos con comerciantes del Ecuador y de Estados Unidos, ofreciéndoles en venta ambos "errores", así vendió al través de un comerciante de la localidad varias piezas, con goma original, de la falsificación "50 CTS 50" y este comerciante tuvo la audacia de hacer años mas tarde del abandono de SCADTA del Ecuador un acta con los funcionarios del correo de esa época y los antiguos agentes y con varios "testigos" con el fin de dar "autenticidad" a las falsificaciones colombianas. La verdad es que sólo se llevo a Bogotá el señor H. von Kuenigl, experto de correos de la compañía SCADTA, la mínima cantidad de diez estampillas nuevas de la legítima "50 CTS 50" para distribuirlas como recuerdo y para guardar en los archivos de la compañía en Barranquilla.

Años más tarde se supo que la compañía había contratado con el señor Wilfredo Moreno para hacer la sobrecarga en DOS TIROS, es decir las dos líneas paralelas horizontales primero y luego la transversal con la palabra "PROVISIONAL". He allí que se observa en estas estampillas cuando son legítimas una igualdad en el tamaño de las cifras y el porte de las letras "CTS" es en las legítimas de tres tamaños distintos de tal manera que el porte medido en varias "50 CTS 50" legítimas es siempre el mismo:
C: largo 5 mm x 2 ½ de ancho; T: 4 mm por 1mm y S: 3 mm por 2 mm de ancho. Las tres letras tienen DIFERENTE pero en TODAS las estampillas la dimensión de las letras es exactamente IGUAL!....

 

Las estampillas falsificadas en Colombia tienen las siguientes dimensiones:


C: largo 4 ½ mm x 2 mm de ancho; T: 4 mm por 1 mm de ancho y S: 4 mm por 1 mm de ancho. Es decir que la letra C es ½ mm más larga en las legítimas y la letra S es 1 mm más larga en las falsificadas. Con esas medidas nadie puede perderse y lo mismo se observa en la "75 CTS 75" que tiene las medidas falsas más no las reales que sólo lo tienen las legítimas "50 CTS 50" hechas en los talleres de "Artes Gráficos Senefelder" de Guayaquil.

La tinta es un rojo brillante en las legítimas en cambio en las falsificadas tiene un tono encendido de rojo con reflejos purpúreos. He tenido ocasión de conocer las falsificadas y en mi colección tengo un sobre ORIGINAL, el mismo que ilustra este trabajo y también poseo una estampilla sin usar y otra usada con la sobrecarga legítima mientras que la sin usar que comprara en Inglaterra es de dimensión dudosa de las letras, a pesar de haberse obtenido en un remate de una casa inglesa muy seria, sin embargo la estampilla es una rareza y una curiosidad más, comparándole con la usada y la del sobre no queda ninguna duda sobre la espuriedad de la estampilla de procedencia europea.

Debo manifestar a mis lectores para terminar que a pesar de que sólo se conocen en estado virgen según acta original de la compañía SCADTA sólo diez estampillas sobrecargadas con "50 CTS 50" legítimas según una versión aparecida en "El Coleccionista Ecuatoriano" Nos, 8, 9 y 10 página editorial de Julio de 1937 a Marzo de 1938, serían 18 los sellos que se enviaron a Barranquilla, pero varias veces se han vendido en Guayaquil, con procedencia de Europa, un sinnúmero de estas estampillas con error, con goma original y en estado nuevo quedando siempre la duda sobre dicho material que solo se admite como legítimo con el matasello morado o sobre una cubierta postal legítima como la que poseo en mi colección de aéreos del Ecuador.

Existen varios comerciantes que en el pasado hicieron comercio con lo sellos falsos y falsificados pasándolos como legítimos inclusive obtuvieron documentación en la Oficina de Correos cuando debieron haberlo hecho en las de "Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos", antes de que abandonara al país en 1930, desde el momento que sólo en las oficinas de las oficinas de la compañía se vendían las estampillas y se las matasellaba y el Correo nada tenía que ver con la Tasa de Transportes que se pagaba a la compañía "SCADTA", con excepción del cobro que efectuaba la Oficina Provincial de Ingresos por motivo del impuesto especial a las tasas postales colombo alemana en uso en el país.

Las certificaciones realizadas y enviadas aún a la Casa "Theodore Champion" en París eran para dar valor a ciertas estampillas de la "50 CTS 50" que se estaban vendiendo en Guayaquil siendo de procedencia europea un 100% de probabilidades de ser falsificadas en Colombia y vendidas en Suiza y Austria por los falsificadores! …..

Creo que las únicas estampillas de la variedad "CTS" de 50 centavos verdes, que tienen verdaderamente valor son las mataselladas originalmente y las que se hallan aún en sobre cubiertas postales.

Hago esta aclaración pues disuelta una sociedad mercantil que hacía negocios, el socio capitalista retuvo algunos sobres legítimos de la compañía SCADTA, ignorando el verdadero valor filatélico y material de los mismos.

Un día viendo que los sobres amarillaban, los colocó en el agua y sacó las estampillas, dañando involuntariamente la mayoría de los sobres con toda la serie de la "SCADTA" y con el legítimo matasello original.

Cosas del destino me tocó adquirir el único "sobreviviente" de esa hecatombe filatélica, que guardo como tesoro en mi colección y que es al mismo tiempo una excelente referencia la fotografía del mismo está reproducida en esta crónica. Sin embargo la importancia de tal fotografía es demostrar ampliamente que no hubo "75 CTS 75", pues de haberlo habido estaría pegado también en el sobre que voló con el vuelo del 29 de Agosto de 1928 llevando las primeras estampillas "PROVISIONALES" de la compañía SCADTA entre Guayaquil, Ecuador y Barranquilla, Colombia.

 

 

Regresar a temática de Roberto Leví Castillo

 

 

 

Variedades

REALICE UN comentARIO

 

 

UN SOLDADO ECUATORIANO EN LA GRAN GUERRA

En 1917 fue enviado como parte de una misión norteamericana de observación a Francia. Su trabajo era de catalogar y clasificar los diversos métodos para la construcción de puentes y caminos de emergencia durante la guerra.

subscribASE A NUESTRA WEB