El telégrafo empezó, en el Ecuador, como parte de la línea férrea que debía unir Guayaquil con Quito, y atendía las necesidades de esa obra; solo a partir del 9 de julio de 1884, el servicio se abrió al público.

La tarifa se pagaba en timbres postales, adheridos al telegrama que, una vez transmitido, se archivaba para efectos de una inspección mensual en la que debía establecerse “si los timbres adheridos están de acuerdo con el porte cobrado y anulados como corresponde”, según disponía el Reglamento de Telégrafos Nacionales (Periódico Oficial El Nacional, número 120, 15 de julio de 1884).

 


Uso telegráfico de timbres postales. A la izquierda, cancelación a pluma, al centro y derecha, perforaciones

 

Las estampillas que se utilizaron para el servicio telegráfico fueron las de las emisiones de 1881 y 1887 (Banco Central 8-13 y 21-24; Scott 12-17 y 19-22).

Es fácil reconocer estos usos, pues se les aplicaba cancelaciones a pluma con la fecha de transmisión y en algunos casos el nombre de la oficina, o se los cancelaba perforaciones de diversas formas.

 

Investigado en el sitio:http://actualidadfilatelica.blogspot.com/2016_03_01_archive.html

 


 

 

 

 

 

 

Variedades

REALICE UN comentARIO

 

 

UN SOLDADO ECUATORIANO EN LA GRAN GUERRA

En 1917 fue enviado como parte de una misión norteamericana de observación a Francia. Su trabajo era de catalogar y clasificar los diversos métodos para la construcción de puentes y caminos de emergencia durante la guerra.

subscribASE A NUESTRA WEB